Cómo hacer estudios de mercado
Cómo hacer estudios de mercado

Si buscas cómo elaborar estudios de mercado o preguntas a expertos sobre el tema, las respuestas pueden ser muy dispares. Existen muchas formas de hacer estudios de mercado, pero todas ellas persiguen un mismo objetivo: conocer a tu público y al mercado en el que vas a lanzar tu producto o servicio. 

Pero, ¿qué son los estudios de mercado? Vamos a analizarlo y a establecer qué elementos básicos deben contener. Asimismo, te ofreceremos algunos consejos para realizarlo de manera efectiva y algunas herramientas que pueden ayudarte en la elaboración del mismo. 

¿Qué son los estudios de mercado?

Haciendo una metáfora muy fácil de entender: los estudios de mercado son como los cimientos de una casa, pero en el terreno empresarial. Es decir, hacer un estudio de mercado es el primer paso antes de lanzar tu producto. Ya luego, sobre él podrás construir toda tu estrategia de marketing. Pero antes, necesitas saber quién es tu público, conocerlo y descubrir a tu competencia.

Se trata pues de una investigación para analizar la viabilidad comercial y económica de una idea, un proyecto o un producto o servicio. 

Hasta hace no muchos años las empresas invertían una buena parte de su presupuesto en este tipo de estudios. Contrataban a consultoras para realizarlos y el resultado era un documento de cientos de páginas cuyo contenido no siempre ofrecía las respuestas que necesitaba la empresa. 

En ese proceso se perdía información, porque aunque los responsables de las empresas participaban en él, lo hacían de manera secundaria. Y en realidad son quienes han creado un producto o servicio los que deben liderar ese estudio de mercado.

Y lejos de lo que se pueda pensar, los estudios de mercado no son una opción sólo para las grandes empresas. Existen multitud de alternativas para realizar este estudio sea como sea una corporación.

¿Por qué hacer uno antes de lanzar tu empresa / producto o servicio?

¿Qué vas a conseguir al realizar tu estudio de mercado? En realidad eres tú el primero que debe establecer qué quieres conseguir con tu estudio. 

Es decir, ¿quieres comprobar la viabilidad que puede tener tu producto en un mercado concreto? ¿Quieres simplemente conseguir información para elaborar tu plan de marketing? ¿Necesitas un plan de negocio para buscar financiación? 

Sea cual fuere la pregunta que quieres resolver, puedes hacerlo con un estudio de mercado. 

Una vez que sepas lo que quieres conseguir, es momento de ponerte manos a la obra.

¿Qué obtendré con un estudio de mercado?

Con los estudios de mercado puede obtenerse mucha información de diversos ámbitos que afectan a tu empresa. Gracias a esta ingesta informativa, podrás obtener:

  • El perfil de tu público objetivo: edad, zona geográfica, intereses, problemas, necesidades e incluso el precio que está dispuesto a pagar por lo que tú le ofreces. 
  • Asimismo también puedes conocer las características del mercado en el que te vas a mover: su tamaño, su evolución o el nivel de competencia. Incluso puedes descubrir nuevas formas de innovar con tu empresa.
  • Precisamente sobre la competencia podrás obtener muchos datos con un estudio de mercado. Quién es tu competencia, cómo se diferencia de los demás, cómo conecta con los clientes, etc.
  • Los riesgos del mercado e incluso los obstáculos con los que te vas a encontrar es otra de las valiosas informaciones que puedes conseguir realizando un estudio de mercado. Pero también descubrirás las oportunidades que se presentan en el mismo. 

Pero, ¿cómo hacemos este estudio de mercado?

Pasos para elaborar un plan de mercado

  1. Análisis del mercado. 

Ya se sabe que quien maneja la información, quien conoce, es quien tiene el poder. Por ese motivo lo primero que hay que hacer es recopilar toda la información que podamos sobre el mercado en el que nos vamos a mover.  

Internet se ha convertido en la mayor fuente de información del mundo, así que empieza por ahí. Busca artículos, reportajes, datos, etc. sobre tu sector. Acude a fuentes oficiales pero también a blogs, grupos de discusión, redes sociales, etc. 

Analiza las tendencias, los posibles nichos de mercado, los problemas más frecuentes, etc.

  1. Analiza a tu competencia

Utiliza herramientas para analizar el posicionamiento de tu competencia en Internet, qué productos son los que más éxito tienen, cómo venden… Existen un sinfín de aplicaciones y plataformas que te permitirá saber cómo están posicionadas las empresas de tu sector y conocer sus puntos fuertes y sus debilidades: Sistrix, Semrush, Moz, etc. 

Ten en cuenta que si tu negocio no es online, deberás también hacer una recopilación de información in situ, visitando a tu competencia físicamente, observando cómo actúan sus clientes, etc. 

  1. Analiza tu propia empresa

Analiza asimismo la información de tu propia empresa: los niveles de producción, las ventas, cómo está posicionada en la red respecto a las empresas de su competencia, los resultados de tus campañas. 

Existen herramientas, como Alyze, que te permiten comparar por ejemplo un anuncio de tu competencia y otro tuyo y saber cuál conecta mejor con el público.

  1. Analiza a tus potenciales clientes 

Recopila información sobre tus potenciales clientes. Para ello, puedes hacer entrevistas y encuestas preguntando a tus clientes sobre sus necesidades, sus motivaciones e intereses. 

Gracias a esta información podrás ir definiendo a tu cliente ideal o buyer persona (personificación del cliente ideal de tu empresa). Con esta identificación podrás enfocar tu estrategia de manera más directa, con mensajes que conecten con tu cliente ideal.

Herramientas como SurveyMonkey o Google Forms, entre otras, puede ayudarte en esta tarea de realizar encuestas y conocer más a fondo a tus potenciales clientes y lo que quieren.

Por ejemplo, Coca-Cola hizo una encuesta con sus clientes y detectó que había una necesidad de personalización. A raíz de constatar este hecho, personalizó sus latas de Coca-Cola con el nombre de sus clientes. La acción resultó todo un éxito. 

También existen herramientas que van un paso más allá y nos ofrecen la posibilidad no sólo de hacer preguntas a nuestros clientes, sino que además nos permiten conocer qué sienten mientras ven nuestro anuncio o producto. Es el caso de Alyze, por ejemplo, que cuenta con un sistema de reconocimiento facial y una herramienta para hacer encuestas. Con ello obtendrás información muy útil para tus campañas.  

Cuando tengas a tu público definido, segméntalo por edades, por zona geográfica, nivel de estudios, socioeconómico, intereses etc. y lanza mensajes que conecten con cada uno de los segmentos. 

  1. Análisis DAFO

Uno de los últimos pasos que has de hacer en tu estudio de mercado es realizar un análisis DAFO, un clásico en el sector publicitario. En él se analizan las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades que tiene tu negocio o tu producto. 

En realidad se trata de un documento en el que, de manera sencilla y directa, puedes plasmar las conclusiones a las que has llegado tras recopilar toda la información anterior. 

Así, con el DAFO tienes una visión general de lo que ocurre fuera de tu empresa: el análisis externo del mercado y tu competencia; y lo que pasa dentro de ella, el análisis interno de tus fortalezas y oportunidades. 

Si identificas tus puntos fuertes y débiles podrás enfocar tu estrategia de marketing de una manera mucho más efectiva. 

En el análisis DAFO puedes ir respondiendo a estas preguntas: 

  • Debilidades: Establece en qué fallas o qué parte de tu proceso es el que mantiene un equilibrio más precario. 
  • Amenazas: Cuánta competencia tienes y cómo es de fuerte / ¿Atraviesa tu sector un momento complicado?
  • Fortalezas: ¿Qué te hace especial? ¿En qué destacas?
  • Oportunidades: ¿Qué nichos de mercado hay?

El caso de Uber es un ejemplo claro de empresa de éxito que antes de su lanzamiento realizó un estudio de mercado que le permitió resolver un problema cotidiano del consumidor: los altos costos del taxi tradicional. 

Gracias al estudio, pudo encontrar su nicho y posibilitó que sus clientes pidieran un taxi a través del móvil gracias a su innovación tecnológica. 

Y no sólo eso. También se percataron que los usuarios buscaban comodidad y seguridad en sus viajes así que integró un sistema de puntuaciones de conductores que garantizaba la calidad de sus servicio.»

¿Tienes estas respuestas claras?  Pues ya sabes por dónde comenzar tu estrategia de marketing. ¡Manos a la obra!

Conclusiones

  • Los estudios de mercado son una herramienta muy valiosa para cualquier estrategia de marketing
  • Nos permite conocer el mercado en el que vamos a lanzar nuestro producto/servicio, el público al que nos dirigimos y la competencia. Con la información que recopilemos podemos tomar decisiones y enfocar nuestra estrategia.
  • Pero no hay que olvidar que un estudio de mercado no es un documento que dura para siempre. Éste ha de ir actualizándose al tiempo que cambian los mercados, las tendencias y los públicos.
  • Ayúdate de herramientas que te ayuden a profundizar más en la información que necesitas antes de dar cualquier paso que requiera una gran inversión. Herramientas como Alyze, que se sustenta en inteligencia artificial, vienen a hacernos la vida más fácil.